Tipos de cortasetos

Tipos de cortasetos

Los cortasetos, o podadoras de setos, son máquinas que nos permiten trabajar en nuestro jardín podando los setos con el fin de evitar que las ramas se desaliñen y para conseguir una estética mucho más bonita y presentable. Se trata de herramientas que nos facilitan enormemente las labores de jardinería y que podemos encontrar en el mercado en una gran variedad de modelos, dependiendo de lo que estemos buscando y de cuáles sean nuestras necesidades. Los distintos tipos de cortasetos que podemos encontrar son los cortasetos eléctricos, los cortasetos con batería y los cortasetos con gasolina.

A continuación, te explicamos cuáles son los distintos tipos de cortasetos y cuáles son las características de cada uno de ellos. Sigue leyendo para más información.

Cortasetos eléctricos

Cortasetos eléctricos

Se trata de uno de los cortasetos más utilizados. Los mismos funcionan conectados a cualquier red eléctrica mediante un cable, lo que nos permiten poder trabajar de manera continuada sin que el cortasetos deje de funcionar —como puede ocurrir en los cortasetos con batería—. Estas máquinas cuentan con un alto amperaje que puede ser utilizado tanto para modelar setos, arbustos, ramas y cualquier otro tipo de planta de pequeño tamaño. Por lo general, al depender de la red eléctrica, estos cortasetos están recomendados para pequeños jardines, como los de un bungalow.

Una de las ventajas más destacadas de este tipo de cortasetos es que se trata de una máquina que no produce ruido y que tampoco emite gases contaminantes —como es el caso de los cortasetos con gasolina, los cuales queman el combustible—. En el portal especializado en reparaciones, Reparaciones10.com, puedes encontrar un completo análisis realizado por profesionales sobre cuáles son los mejores cortasetos eléctricos del mercado que podemos encontrar en la actualidad.

Cortasetos con batería

Cortasetos con batería

Como su nombre indica, los cortasetos con batería son aquellos que funcionan mediante una fuente de alimentación propia, lo que les confiere la gran ventaja de ser aparatos que funcionan de manera independiente —sin necesidad de tener que estar pendientes de conectarlos a la red eléctrica—. Esta opción es ideal para mejorar la movilidad y para alcanzar aquellos lugares más complicados. Es decir, para poder trabajar las zonas más altas de los arbustos y setos. Además, resultan algo más ligeros que el resto de cortasetos —sobre todo, que el cortasetos con gasolina, que es el más pesado—. Estas herramientas están pensadas principalmente para trabajar cortando y modelando los setos y arbustos de pequeño tamaño. Además, son más amigables con el medio ambiente, en comparación con los cortasetos con gasolina y no producen mucho ruido.

La única desventaja de estos cortasetos es que —si nuestro jardín es de grandes dimensiones— cabe la posibilidad de que el trabajo se nos quede sin completar, pues es posible que se nos acabe la batería. Aunque, por lo general, esta suele tener bastante autonomía y con cargarla la noche anterior suele ser suficiente. Ahora bien, si tus arbustos ya tienen un grosor considerable, es posible que te cueste más realizar el trabajo, la potencia de los cortasetos con batería es inferior a la de los cortasetos eléctricos —que tienen una potencia media— y a la de los cortasetos con gasolina.

Cortasetos con gasolina

Cortasetos con gasolina

Son los cortasetos de toda la vida. Se trata de las herramientas que mayor potencia tienen, por lo que pueden servir tanto para las pequeñas ramas, así como también para las que mayor grosor tienen. Estos cortasetos utilizan la gasolina o el combustible para funcionar, lo cual les confiere una gran fuente de poder y potencia. La diferencia principal con el resto de herramientas mencionadas es que estos cortasetos son más pesados y, por consecuente, más difíciles de manejar. Ahora bien, las últimas tendencias apuntan hacia la fabricación de productos cada vez más ergonómicos. Con respecto al resto de cortasetos, esta máquina tiene una gran autonomía gracias a su depósito para el combustible. No obstante, en caso de que este se acabe antes de finalizar el trabajo, siempre puede ser rellenada de nuevo —por lo que será prácticamente imposible que dejemos el trabajo a medias—.

Debido a que tiene más potencia, el motor de cortasetos con gasolina permite realizar un mayor número de cortes por minuto en comparación con los cortasetos eléctricos y de batería.

Compártelo en tu red social: