Qué aportan las flores a las cremas antiarrugas

Cremas antiarrugas

Cada vez son más las cremas que se elaboran de forma totalmente natural usando flores. En este caso concreto te hablamos de las cremas antiarrugas y te contamos todo lo que las flores pueden aportar a este tipo de lociones. Continúa leyendo para conocer todos los beneficios que las flores y las plantas pueden aportar de forma natural a las cremas antiarrugas.

Beneficios de las flores para las cremas antiarrugas

Las flores nos ayudan a despertar todos nuestros sentidos aportando muchos beneficios a nuestra salud y ayudándonos a cuidarnos mejor. Casi todas las flores que se utilizan en cosmética cuentan con eficientes propiedades antioxidantes, relajantes, descongestionantes y también antiinflamatorias y es por ello que se usan para combatir los signos de la edad y las arrugas.

Prensando las flores en frío se obtienen además aceites esenciales que se aplican en aromaterapia y actualmente se incluyen también en las cremas antiarrugas porque son una alternativa eficaz para tratar cualquier problema de la piel, hidratarla, tonificarla y permitirnos abrir nuestras vías respiratorias y retrasar al máximo los signos de envejecimiento contribuyendo a su vez a estimular la regeneración celular.

En primer lugar encontramos las rosas como ingrediente activo de las cremas antiarrugas. Las rosas cuentan con muchas propiedades antioxidantes y son realmente interesantes para aportar muchísima nutrición a la piel. Estas flores tienen también propiedades antiinflamatorias y son una gran alternativa para rejuvenecer la piel, como leemos en este análisis de las mejores cremas antiarrugas según la OCU, donde podemos ver como varias de ellas llevan rosas en su composición.

La lavanda, que suele usarse en aromaterapia, cuenta con un gran papel cicatrizante y también anti envejecimiento. Además esta planta permite relajar la piel y sirve para combatir el estrés, que es uno de los principales enemigos del envejecimiento ya que contribuye a que las líneas de expresión se marquen mucho más con lo que al destensar tu piel las lociones con lavanda serán de gran ayuda para permitirte lucir una sonrisa mucho más natural.

El aloe vera tampoco puede faltar en la composición de la mayoría de cremas antiarrugas ya que sus propiedades son incomparables a las de ninguna otra planta o flor. El aloe vera te ayudará a reducir las arrugas al máximo pero además te permitirá hidratar muchísimo tu piel, te ayudará a matificar las manchas y te permitirá eliminar el acné, con lo que se trata de una tipo de planta que puede incluirse en todo tipo de cremas ya que será beneficiosa para la piel de las mujeres y los hombres de todas las edades.

El Ginkgo Biloba también es una planta que puede encontrarse en la composición de muchas cremas antiarrugas porque tiene un contenido alto en bioflavonoides, una sustancia que consigue bloquear la síntesis del superóxido, uno de los radicales libres derivados del oxígeno culpable del envejecimiento.

Asimismo, las caléndulas también se suelen incluir en muchas cremas antiarrugas ya que como sucede con el aloe vera, se trata de unas plantas con muchísimas propiedades beneficiosas para cuidar la piel y la salud que te permitirán frenar infecciones y reducir al máximo los signos de la edad para poder lucir una piel bonita y juvenil durante mucho tiempo.

A rasgos generales, las flores aportan principalmente a las cremas antiarrugas hidratación, protección y diferentes beneficios naturales especialmente interesantes para frenar la acción de los radicales libres y reducir el envejecimiento en la piel. Además todas ellas son interesantes para tratar todo tipo de infecciones de forma mucho más natural y aportar suavidad e hidratación al rostro sin agentes químicos ni productos que a la larga pueden llegar a ser perjudiciales para la piel.

Compártelo en tu red social: