Consejos de cómo usar fertilizantes en tus plantas

Consejos de cómo usar fertilizantes en tus plantas

Los fertilizantes para las plantas son como los suplementos vitamínicos en los humanos, ayudan a cubrir las carencias que pudiera tener la planta y que no suministramos de la manera convencional. En esta guía queremos mostrarte algunos trucos y consejos de cómo utilizar fertilizantes para que estos mejoren el aspecto de tu planta.

¿Qué debe tener tu fertilizante?

Un fertilizante de calidad debería tener al menos en su composición potasio, fósforo y nitrógeno. Estos tres componentes están prácticamente en todos los fertilizantes del mercado, sin embargo, su proporción puede variar según para el tipo de planta a la que va dirigida. Este dato es importante, puesto que, en ocasiones, podemos tener una que requiere, por el ambiente donde se encuentra o por sus propiedades

Se podría decir que los anteriormente mencionados son los más básicos de todos, pero existen fertilizantes Advanced Nutrients que además tienen hierro, calcio, magnesio, zinc y sulfuros que ayudan a la mejora y crecimiento de la planta, notándose como en pocos meses su tamaño se duplica, como también su salud, siendo más resistente a plagas o cambios que puedan darse a nivel climático.

Cómo identificar qué necesitan

Al igual que en las personas, cada individuo necesitará un tipo de nutrientes según sus carencias. Existen personas que deben de prepararse unas oposiciones y, por lo tanto, requerirán, por ejemplo, de jalea real y otras vitaminas que faciliten la memoria y den mucha energía para las largas noches de estudio. En el caso de las plantas, cuando el clima y el riego son los correctos, pero, sin embargo, te das cuenta que las hojas se están poniendo amarillas y el tamaño de las mismas es muy pequeño comparado con otras que tengas en casa, es indicativo que lo que necesitan es más nitrógeno, por lo que el fertilizante a usar debería tener una concentración mayor de este nutriente.

En el caso del fósforo necesitarás mayor atención para detectar que le falta este componente a tus plantas, aunque si la has tenido desde hace mucho tiempo, posiblemente consigas identificar sus problemas. Cuando una planta tiene el fósforo suficiente en su sustrato, podemos notar que su tallo crece muy fuerte y resistente, pudiendo tomar mayor altura que aquellas que no reciben este nutriente. Cuando tocas suavemente un tallo lo sientes duro y que será muy difícil romperlo, sin embargo, aquellos que tienen déficit notarás que está débil, sin fuerzas e incluso, si llegaras a mirar sus raíces, comprobarás que no han sido capaces de extenderse como lo harían en un estado normal. De la misma manera, sus hojas se vuelven más oscuras, no marrones, pero si una tonalidad con menos vida.

Por otro lado, el potasio, otro elemento indispensable en la salud de nuestras plantas, será el encargado de facilitar la fotosíntesis y por lo tanto, de recargarse todos los días para encontrarse más sana y con mucha más vitalidad. Detectar que una planta carece del potasio necesario es fácil, ya que empezarán a salirle pequeñas motas marrones en las hojas, como lunares, mientras que sus hojas, aunque no tomarán un color amarillo como cuando le falta el nitrógeno, si es cierto que perderán el buen aspecto que tenían.

Recomendaciones al usar y elegir tu fertilizante

Lo primero de todo, es eliminar la creencia que cuanto más fertilizante le demos a una planta, mejor aspecto tendrá. Un exceso de estos nutrientes no solo puede dañarlas, sino que incluso puede suponer su muerte en cuestión de días, por lo que, primeramente, tendrás que tomar los consejos que te dé el fabricante y que podrás leer en la parte trasera del fertilizante. De igual modo, hay muchas tiendas especializadas que estarán encantadas de atenderte y echarte una mano en la elección de cada producto para tu planta en especial.

Por lo general, existe dos periodos perfectos para fertilizar tu planta o flor, siendo la primavera uno de los momentos clave para cambiarles la tierra y colocarle una nueva con su fertilizante. Otro momento especial para ellas es en el momento de la siembra, cuando estás colocando tus semillas. Con esto conseguiremos que la semilla tenga todo lo necesario para crecer con fuerza desde sus comienzos, para que salga de tierra con mucha más resistencia.

Compártelo en tu red social: