Las mejores plantas decorativas para el salón

Las mejores plantas decorativas para el salón

El mejor momento de llenar nuestro salón con plantas decorativas es el inicio de la primavera, que inundará nuestra casa de fragancias y color. En el caso de esta estancia de la casa, no nos vale cualquier cosa: debemos elegir las especies que se aclimaten mejor a ella, en función de la luz y del calor que tenga.

Salones con poca luz natural

Para los salones en los que dé poco el sol y además haga más bien frío, es aconsejable plantas que no necesiten más de 18 grados para florecer. Por ejemplo, el pteris, que es más propio de ambientes más luminosos, también puede hacerse a lugares sombríos o iluminados artificialmente, pero sí que pide fresco. Un helecho ese que soporta bien la sequedad de las casas. La hiedra es otra planta de interiores que aguanta muy bien estar a la sombra y es resistente en general.

Muy habituales en la decoración son las cintas, tanto en balcones oscuros como en interiores. Son muy fáciles de cuidar y se hacen a cualquier entorno prácticamente, aunque no es buena idea ponerlas directamente al sol. Otra ventaja es su versatilidad decorativa: valen para colgar, el mueble o el suelo.

Kentias, fitonias y troncos de Brasil

Cuando la luz sigue siendo cálida pero tenemos calor en la salita, podemos decantarnos por la kentia, una palmera de hoja perenne que requiere más de 23 grados y puede llegar a tolerar hasta más de 35. Más vistosa, con pequeñas flores espigadas y hojas anchas de colores, es la fitonia, que alegra los ambientes apagados. Para colgar tenemos los cisos, que crecen con rapidez, pero no soportan bien el contacto directo con el sol. Otro clásico de los interiores por su escasa demanda de cuidados es el tronco de Brasil, que encuentra su mejor lugar junto a la ventana.

En salones de la misma temperatura agradable (no menos de 18 grados) pero más luminosos, se pueden repetir algunas opciones como el tronco de Brasil, pero quedan más elegantes plantas de hoja o de flor de fácil cultivo, situadas siempre cerca de la luz pero no expuestas directamente al sol.

Guzmania, bilbergia y violeta africana

Una es la guzmania, de hojas rojas semejantes a una flor. Muy vistosa también es la bilbergia, que queda bien en el mueble o en el suelo, donde mejor nos cuadre. La violeta africana, de azul oscurso, blanco o rosa púrpura, alegra el salón casi todo el año y es una planta que podemos utilizarla para combinarla con el color de los sofás, nos dicen desde este portal especializado en sofás. Las azaleas y los tulipanes son preciosos y se adaptan bien a estas condiciones. Si queremos algo un poco más alto, podemos tirar por la yuca. 

Cabe la posibilidad de que tu salón reciba bien el sol pero aún así no alcance altas temperaturas, por lo que precisarás plantas que resistan bien la luz y los ambientes templados. Una es el croton, cuyas hojas, de color fuerte, lo ven incrementado con los rayos del astro rey. Los jacintos, de flores vistosas y olorosas, también aguantan bien estascondiciones, así como los geranios, que tienen un espacio preferente sobre la ventana.

En el caso de que se combien calor y luz directa, las plantas ideales para ello son los cactus y vegetales con flor como la buganvilla o el hibisco.

Compártelo en tu red social: