Flores naranjas

Flores naranjas

Significado de las flores naranjas

Las flores naranjas tienen anclado su significado a las implicaciones psicológicas y simbólicas del propio color.

Así, podemos sostener que estas flores simbolizan la alegría, belleza, felicidad y la armonía entre lo material o apreciado por los sentidos y lo espiritual o relativo al alma.

El naranja también es el color del fuego flameante, por lo que puede indicar precaución o cuidado. Sin embargo, en las flores nos sugiere placer, regocijo, presencia de sol y por tanto luz, implicaciones que nos posibilitan un sinfín de situaciones en las que regalar una flor naranja puede ser una decisión.

Las flores naranjas destacan por su belleza vivaz y su significado implícito. Pueden constituirse en un elemento muy útil para regalar o para ambientar un espacio, pero si no se conocen sus contextos asociados ni sus características generales, se pueden convertir en justamente lo contrario. Para conocer un poco más sobre ambos elementos hemos preparado este artículo.

Flores naranjas: Farolitos japoneses

Farolitos japoneses

También conocida como abutilón o linterna china, el farolito japonés es una flor que simula en su forma al conocido objeto milenario.

Pertenece a un bonito arbusto de igual nombre, del que se han hecho numerosos híbridos que se resumen en dos grandes grupos: el Darwinii, que es el más numeroso, y el Megapotamicum, originario de Brasil.

Las especies de este último grupo tienen tendencia trepadora y sus flores son las que, suspendidas de los tallos, presentan la forma de farolito o linterna china. Normalmente tienen un color que varía entre amarillo y anaranjado, con nervaduras naranjas y un cáliz rojo de gran tamaño.

Flores naranjas: Platanillos

Platanillos

Originarias de América y las islas del Pacífico e Indonesia, estas flores pertenecen a una planta llamada platanillo por sus hojas.

Las inflorescencias se producen al final de los tallos y en la base de la planta, y se caracterizan por tener espatas con color rojo, verde y amarillo.

Cada una de esas espatas es plisada en su base y forma una estructura similar a una canoa, en el interior de las que están las curiosas flores.

Flores naranjas: Clivias

Clivias

Oriundas de África meridional, las clivias se dan en racimos al final de los tallos y destacan por su forma acampanada, que se asemeja a la de los lirios.

Son muy cultivadas en Bélgica, Francia y China por su valor ornamental, y otras características más técnicas son su condición de hermafroditas, actinomorfas o ligeramente zigomorfas, y la composición de su perigonio en seis tépalos unidos en la base.

Flores naranjas: Calateas

Calateas

Estas flores aparecen en la base del tallo de la planta, cual si emergiesen de la tierra. Su corola y brácteas son de un naranja brillante y aunque a mucho puedan gustarle, lo cierto es que las plantas de la familia de las calateas se cultivan más por sus hojas que por la belleza o valor estético de las flores, que además no salen a relucir con frecuencia, a menos que el cuidado de la planta sea óptimo.

Flores naranjas: Trompetas chinas

Trompetas chinas

Las trompetas chinas o bignonias son flores con cáliz acampanado y dividido hasta la mitad en cinco dientes lanceolados. Su corola, que tiene entre seis y ocho centímetros de diámetro, es infundibuliforme y de color rojo o anaranjado en el exterior, y amarillo en su parte interna. Además, tiene los lóbulos semiredondeados.

Estas flores son casi siempre de un color naranja, que de verano a otoño puede subir de matiz hasta casi alcanzar el rojo.

Flores naranjas: Castaños de Australia

Castaños de Australia

La planta de estas flores no es un castaño exactamente. El nombre popular se debe a las semillas de sus vainas, que se parecen a la castaña.

La especie florece habitualmente en verano, con flores amarillas y naranjas que integran grandes racimos, muy pegados al tallo floral. Las flores tienen peciolos igualmente grandes y un cáliz entre amarillo y verde.

Flores naranjas: Jazmines naranjas

Jazmines naranjas

A pesar de venir de una planta venenosa e invasora, nativa de Norteamérica, el jazmín naranja, planta y flor, es bastante cultivado como planta ornamental.

Las inflorescencias de la especie contienen muchas flores, que suelen alcanzar longitudes entre los tres y ocho centímetros de largo. A su vez, la corola de la flor es en forma de embudo y esta presenta un tubo subcilíndrico, rasgos que dan al jazmín naranja un aspecto bastante único y diferente, aunque sin dejar de parecerse, a otros tipos de jazmín.

Compártelo en tu red social: