Flores amarillas

Flores amarillas

Significado de las flores amarillas

Los significados, porque son varios y no uno, de las flores amarillas pueden resultar bastante divergentes.

El amarillo irradia en todos los lugares como el color de la luz, pero en las flores puede denotar lo mismo sentimientos negativos como egoísmo, celos, odio y envidia, que otros conceptos más puros y nobles como adolescencia, risa, alegría, energía, inteligencia y placer.

Por ello, y a pesar del incuestionable simbolismo positivo por la luminosidad asociada al sol y lo natural, una flor amarilla no se debe regalara en contextos amorosos. Denotaría fragilidad en la relación y la definiría como más parecida a una amistad que a una unión de pareja.

Asimismo, las flores amarillas constituyen por su significado un excelente regalo para celebrar el cumplimiento de metas académicas o laborales.

Las flores amarillas son bellas por la vivacidad y esplendor natural de ese color. Sin embargo, los significados de las flores amarillas pueden resultar un tanto divergentes, razón por la que conocer sobre las características generales de algunas de ellas y su significado puede resultar de gran utilidad para los que gustan de obsequiar flores.

Acacias, flores amarillas

Acacias

Aunque el término se utiliza para referir a muchos árboles leguminosos, la flor de la acacia hace referencia a una planta del mismo nombre, materializada en arbustos espinosos o inermes.

Estas flores se dan en inflorescencias organizadas en glomérulos globosos o cilíndricos, que agrupan muchas de ellas a su vez en conjuntos racemosos complejos.

Entre las características principales de las acacias están su condición de flores actinomorfas, carentes de hipanto y con color amarillo, así como sus sépalos y pétalos, en número de cuatro o cinco y mayores en tamaño los segundos.

Flores amarillas: Agracejos

Agracejos

Las flores de agracejo brotan simples o en racimos, que pueden incluir hasta 20 unidades en un único tallo.

Con frecuencia naranjas, además de amarillas, estas flores pueden alcanzar solo hasta seis milímetros de longitud y se caracterizan por tener igual número de sépalos que de pétalos (seis), en grupos alternos de a tres.

Flores amarillas: Aguaturmas

Aguaturmas

Muy parecidas al girasol común, las aguaturmas son flores cuya planta se cultiva mayormente para el consumo de su tubérculo.

Como características generales están el color amarillo de la cabeza floral, que tiene entre cinco y 10 centímetros de diámetro, y la intensidad cromática de sus 10 o 20 lígulas.

A su vez, los flósculos llegan a la treintena y también son de color amarillo.

Flores amarillas: Almorejos

Almorejos

Las flores de los almorejos surgen de inflorescencias definidas por panículas espiciformes, cuyo largo oscila entre los dos y los cinco centímetros.

Son además oblongas o cilíndricas, lisas y con un eje velludo, así como densas y de coloración amarillenta.

Los almorejos crecen mayormente en los bordes de caminos, campos y maizales, y florecen siempre en verano.

Flores amarillas: Amapolas

Amapolas

Aunque las amapolas más conocidas o comunes son las de color rojo, esas que los griegos asociaron con Afrodita, la diosa del amor, también hay amapolas blancas y de otras coloraciones.

De forma general, estas flores actinomorfas son pedunculadas, terminales y solitarias, es decir, una por tallo y no en grupos o racimos.

Presentan un capullo colgante y tienen cuatro pétalos fugaces, de prefloración corrugada y que a veces están imbricados.

Flores amarillas: Aladiernos

Aladiernos

Estas flores provienen de un arbusto de igual nombre, típico de los montes bajos de la región mediterránea.

Son olorosas, aunque no muy vistosas, y presentan cuatro pétalos diminutos que rodean un cáliz verdoso-amarillento, con cinco sépalos.

Los aladiernos se disponen en ramilletes que salen de la axila de las hojas de la planta.

Flores amarillas: Aleluyas amarillas

Aleluyas amarillas

Flores de una planta que crece lo mismo en terrenos baldíos que cultivados de la región mediterránea, las aleluyas amarillas alegran los paisajes en los que están presentes desde el término del invierno hasta la estación otoñal.

Al igual que las hojas, que están dobladas por la mitad y formadas por tríos que simulan un corazón, las aleluyas se contraen en las noches o cuando llueve. Tienen cinco pétalos de coloración degradada, y aunque son bonitas, otras especies del mismo género y flores similares son consideradas como malas hierbas por su potencial invasivo.

Flores amarillas: Botones de oro

Botones de oro

Es la única flor amarilla de cuantas hemos listado que su nombre no comienza por a, igual que el color. ¿Pura casualidad? Quizás sí, tal vez no. Lo cierto es que estas flores son nombradas de muchas maneras.

Así, además de botón de oro, pueden ser referidas como flor de difunto, flor de muerto, corona de rey, chinita, flamenquillo y más.

Se dan en inflorescencias en capítulos de tres a cinco centímetros de ancho y aunque su olor normalmente no es muy agradable, son cultivadas en muchísimos cultivares con fines ornamentales y de jardinería.

Compártelo en tu red social: